Conservantes para productos alimentarios

Destinados a inhibir el crecimiento de microorganismos, los conservantes previenen la aparición de alteraciones no deseadas en los alimentos, tales como la fermentación, la proliferación de moho y la putrefacción. En consecuencia, el uso de conservantes permite alargar la vida útil de los alimentos y contribuye a que se mantenga su calidad y sus propiedades organolépticas.

Conservantes para el sector cárnico

Conservantes para panadería, bollería y tortillas

Conservantes para el sector lácteo

Conservantes para pescado

conservacion pescado fresco etil lauroil arginato inocuo mirenat vedeqsa

Conservantes para otros sectores de alimentación

Conservantes para cosmética